Bajio News
Image default
Política

Succession: La ricos también lloran – El Sol del Bajío


Succession regresa para su cuarta y última temporada, brindando a los fanáticos del programa una última oportunidad de ver a los hijos de la rica familia Roy tratar desesperadamente de obtener la aprobación de su padre por cualquier medio necesario.

Después de ver cada episodio, en un momento comencé a preguntarme: ¿Dónde está el atractivo de ver a un grupo de hermanos desagradables, mimados y traicioneros?

Puede interesarte: Jamie Lee Curtis será productora y estrella invitada de la serie “The Sticky” de Prime Video

Inspirada en la familia del presidente de Fox Corp., Rupert Murdoch, con temas y una premisa extraída de El rey Lear, de Shakespeare, la serie cuenta la historia de un patriarca que envejece y debe decidir cuál de sus cuatro hijos lo reemplazará en la cima.

Es fácil suponer que gran parte del atractivo del programa radica en sus críticas divertidas a los medios de comunicación de derecha y a la clase multimillonaria.

Pero en mi opinión, el programa en realidad está dirigido a una audiencia que quiere condenar a los personajes principales, mientras se identifica en secreto con su búsqueda de poder y placer.

Como argumentó el columnista del New York Times David Brooks en su libro Bobos in Paradise, la América contemporánea está llena de profesionales de clase media alta que anhelan ser vistos como artistas virtuosos, incluso cuando se involucran en la búsqueda incesante de dinero y éxito que les permita ascender en las filas de la clase burguesa.

Para ocultar la culpa que pueden sentir por su arribismo capitalista, buscan señalar su virtud y estilo a través de sus hábitos de consumo. Es posible que paguen más dinero para comprar un automóvil híbrido para que puedan parecer buenos administradores del medio ambiente. O podrían desembolsar uno o dos dólares extra para comprar café de comercio justo.

El arte también juega un papel importante. En su libro Distinción, el sociólogo Pierre Bourdieu explicó cómo el estatus de clase y la apreciación de las artes a menudo se entrelazan. La gente rica, señala, tiene el tiempo y los recursos para gastar en actividades que no cumplen ninguna función práctica directa.

Las clases trabajadoras, sin embargo, tienen que pensar constantemente en la necesidad y en su tiempo y dinero limitados.

Es HBO, no televisión masiva

Al igual que muchos otros programas de televisión por cable premium aclamados, este se dirige a los mismos espectadores (profesionales de clase media y clase media alta) que pueden pagar suscripciones mensuales de transmisión.

Para atraerlos, HBO necesita diferenciarse de las cadenas de televisión y de otros servicios de transmisión. Lo hace, en parte, al incluir desnudez, violencia y blasfemias que no estarían permitidas en la televisión en red. También busca resaltar el alto valor de producción de su serie.

El discurso y el comportamiento sin censura de la serie le dan una sensación de realismo descarnado. Pero el espectáculo también está ansioso por hacer alarde de su estilo cinematográfico: Extraños ángulos de cámara y colores saturados impregnan cada escena, técnicas estéticas que crean un efecto de distanciamiento en la audiencia.

Como argumento en mi libro Political Pathologies from The Sopranos to Succession, esta combinación de lo real y lo falso permite que programas de televisión de prestigio como este se presenten como un espejo del mundo y una pintura ficticia llena de florituras estilísticas.

Esa distancia y dualidad permiten que la audiencia se sienta parte de ese mundo, al mismo tiempo que le da al espectador el espacio para separarse de cualquier tipo de complicidad e identificación con los peores excesos de los personajes de la serie.

Así como los profesionales de clase media alta pueden tratar de ocultar su burdo materialismo a través de la señalización de la virtud y el consumo basado en el estatus, el programa usa su propia ironía para revelar que sabe lo que está haciendo, para que pueda seguir atendiendo a los espectadores anti-deseos sociales.

Los espectadores adinerados del programa tal vez deseen maldecir a sus compañeros de trabajo y subordinados o permitirse lujos extremadamente caros, pero saben que tienen que contenerse porque las reglas sociales lo exigen, y por eso recurren a la fantasía y a los medios populares para vivir sus deseos reprimidos.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Dado que los medios de comunicación se posicionan como la entidad política más poderosa del programa, a veces me pregunto qué dice “sucesión” sobre su propio estatus como un programa de televisión popular. ¿La serie afirma que tiene un poder social inmenso, o usa el humor y la metaficción para liberarse de cualquier responsabilidad?

La respuesta a estas preguntas tiene que ser sí y no: la serie refleja la realidad política del país, pero también alimenta las fantasías subyacentes que dan forma a las creencias políticas de los espectadores.

* Académico y autor del libro Political Pathologies from The Sopranos to Succession.

Enlace a la fuente

Noticias relacionadas

El Canelo Álvarez postó que la Selección Mexicana llegará a la final del Mundial en Qatar – El Sol del Bajío

Bajio News

México puede ser potencia energética con plantas de Iberdrola – El Sol del Bajío

Bajio News

No preocupa al PAN ir en coalición con el PRI en Guanajuato: Pilar Ortega – El Sol del Bajío

Bajio News