Bajio News
Política

Prospectiva. Gerardo Mosqueda – El Sol del Bajío

Risa macabra

El secretario de Gobernación dice que desde el martes en la madrugada tenían los videos, pero decidieron no hacer nada para no afectar la sensibilidad de los familiares de las víctimas… pocas horas después, en el salón de Tesorería del Palacio Nacional el presidente declara que los migrantes fueron los causantes de su propia muerte… “ellos provocaron el incendio” así lo afirmó el jefe del estado mexicano (hasta hoy).

Todos extranjeros de Centro y Sudamérica, meses cruzando el país y cuando están, por fin en la frontera con Estados Unidos y con trámites incompletos para seguir con su promoción de asilo en ese país, viene lo inesperado por ellos y por lo que parece, muy normal entre los funcionarios del gobierno mexicano, recluidos en “una cárcel” que se conoce como estación migratoria, en este caso en la frontera con Estados Unidos, en Ciudad Juárez, rejas y candados de por medio y el abandono de las instalaciones por parte del personal militar, y empleados de la empresa de seguridad contratada por el INM… justo cuando la emergencia hacía indispensable la presencia de ellos y la ayuda humanitaria; abandonan a los migrantes encerrados.

¿Sería posible una explicación más gráfica que el video que circuló por millones de veces en las redes sociales?

Los migrantes fueron abandonados por los que los encarcelaron cuando ya estaba el incendio, no les importó cuántos eran, de qué edad, el peligro en el que se encontraban y como dijo la niña migrante en el marco de la visita del presidente en Cd. Juárez: “no queremos que se nos trate como animales”.

Si los acontecimientos son como se afirma; el presidente estaba enterado por el video (debió estar enterado… aunque es casi imposible saber de qué está enterado el presidente…) pero lo único que hizo fue ratificar que ellos (los migrantes) eran los culpables del incendio en el que perdieron sus vidas y cambió de tema para agregar, como acostumbra, las risas fingidas y cambiar de tema.

Mientras el canciller busca a quién culpar, siendo el responsable de la política migratoria y el secretario de Gobernación presto para culpar al canciller, pese a que su dependencia es la responsable de esas cárceles disfrazadas de estaciones migratorias.

El estado mexicano, que se comprometió con el gobernante Trump a ser el receptor de las deportaciones y a destinar 30.000 elementos de la Guardia Nacional para detener la migración en las fronteras con Guatemala y el flujo migrante que hoy proviene de más de 50 países, no sólo de Centroamérica, no ha cumplido con su compromiso y se ha involucrado en violaciones a los derechos humanos de los migrantes, le encarga la seguridad de las estaciones migratorias, como de los bancos del bienestar, almacenes de Liconsa y cuánto se requiera con tal de que el cónsul honorario de Nicaragua en México, representante legal de la empresa de seguridad donde murieron los migrantes, tenga más de tres mil millones de pesos en contratos, es decir, hay que darle dinero al amigo de Daniel Ortega… puede ser que lo necesite.

También en la política migratoria, la indolencia prevalece y no importa que haya más muertes, como las hay por la falta de medicamentos, por la inseguridad que vive todo el país, como hay muertes por el incremento de la pobreza y el abandono de millones de ciudadanos sin opciones para salir de sus condiciones.

El responsable de las muertes en la estación migratoria (cárcel) es el estado mexicano, todas las responsabilidades están perfectamente identificadas en funcionarios del gobierno mexicano, la indolencia en la reacción del ejecutivo federal sólo se agrega a la interminable lista de acciones fallidas de un gobierno que no le importa la vida de los migrantes, como no le importa la salud de los mexicanos, su educación… solo le importa no perder el poder.

En qué otros temas estará metido el gobierno de México y que también se volverá a ver por una nueva tragedia, como si a los mexicanos les hicieran falta. ¿que una vez que se militarizó al INM, cabe duda de quién es el responsable?

¿Y las autoridades estatales y municipales dónde estarán? El silencio es complicidad, no saben qué hacer, decidieron no señalar las deficiencias del gobierno federal, están esperando que se concreten las reacciones de los gobiernos de los países de origen de los migrantes.

En el marco de las prioridades del gobierno mexicano no están los derechos humanos, pero van a terminar cargando con las muertes de migrantes, de niños con Cáncer, de madres que no tienen que darles de comer a sus hijos, de familiares de ejecutados en los pleitos de territorios en disputa por los grupos delincuenciales.

Es la cara de la desgracia, del desastre que mayor dolor provoca en la sociedad. Solo esas desgracias hacen reaccionar a los mexicanos que representan sus reservas electorales porque han estado abonando a un programa social creyendo que pueden capitalizar en votaciones a favor de una transformación que nunca llegó, que no pasó de ser una propaganda política de mal gusto y que solo ha exhibido lo peor de la corrupción gubernamental ideologizada por actores políticos de izquierda.

Son crímenes de estado los que caracterizan a los gobiernos “progresistas” del mundo (en realidad asumo el nombre de progresistas, por la definición histórico-contextual que se atribuyen quienes se identifican con este concepto, pero la palabra nada describe de la realidad de los gobiernos de izquierda-pragmática).

En el mundo les identifica la negativa a las acciones éticas, el desdén por normas universales de economía, apego fanático al poder, no respeto a los derechos humanos, manejo del poder para eliminar a los opositores, acuerdos con los poderes fácticos para negociar cuotas de poder, entre otras. Nada de eso construye un estado nacional.

La fatiga del pueblo mexicano ante gobernantes corruptos e indolentes le llevó a creer que las elecciones del 2018 serían la oportunidad del cambio más deseado… Lamentablemente la legítima elección trajo la peor versión de un gobierno elegido democráticamente.

Los mexicanos eligieron a un autócrata agazapado que cada día demuestra limitaciones, incompetencias, indolencias y demuestra que el honor de servir a los mexicanos solo fue un discurso de propaganda y que en su momento logró el propósito de la intención del voto de los mexicanos, ni un autócrata más.

Hasta la próxima en PROSPECTIVA.

José Gerardo Mosqueda Martínez, Presidente del Instituto de Administración Pública de Guanajuato

gmg@gerardomosqueda.com.mx

Enlace a la fuente

Noticias relacionadas

México desconoce investigación que abrió Andorra en contra de Enrique Peña Nieto: Segob – El Sol del Bajío

Bajio News

Se registra accidente múltiple en zona centro – El Sol del Bajío

Bajio News

Paisanos saturan Puente Internacional Juárez-Lincoln de Nuevo Laredo – El Sol del Bajío

Bajio News